Este blog no pretende ser una recopilación de páginas relativas al mundo de la educación, para eso ya existen muchas webs que cumplen de sobra con esta función. Mi única pretensión es compartir mis experiencias y aprendizaje en este campo tan fascisnante de la psicopedagogia

Seguidores

ENTRA EN LA NUEVA PAGINA DE GUIAS PRACTICAS

27 de septiembre de 2011

Conducta y TDAH

El trastorno de déficit de atención/hiperactividad (TDAH) se caracteriza por un patrón persistente de comportamientos problemáticos que reflejan desatención y desinhibición conductual (impulsividad e hiperactividad) que no se explica por cualquier otro trastorno del desarrollo, del pensamiento o afectivo. La sintomatología interfiere con el funcionamiento del niño, por lo menos, dos ambientes distintos casa, escuela...

Se presentan problemas de comportamiento tanto con sus iguales como con sus educadores. Estos problemas surgen de la dificultad que tiene el niño con TDAH en el manejo o control de sus emociones o nivel de actividad. Cuando los problemas de conducta se agravan, se intensifican y aparecen a diario se requiere valorar la aparición de otros trastornos asociados.

Esto lo que se explica en todos los manuales, pero lo que a primera vista  ven padres y maestros son niños que no obedecen,  que en algunos casos pueden ser  agresivos y  por tanto  no se relaciona adecuadamente.

La agresividad no es un síntoma del TDAH pero el niño con este trastorno debido a la propia impulsividad muestra mayor tendencia a mostrarse intrusivo, su CONDUCTA  presenta enfados  frecuentemente, puede contestar de malas maneras, se resiste a obedecer, y ante un conflicto tiende a culpar a los demás de lo que ha hecho él, en  otras fases puede mostrarse también rencoroso ante un hecho que el considera injusto y por tanto su impulsividad le lleve a ser vengativo.

Estos comportamientos desbordan y genera sentimientos de malestar, de incompetencia, de pérdida de autoridad en los educadores, si se entra en el espiral de amenazas, desafío… la situación tiende a irse de las manos ya que en el niño su impulsividad  le impide resolver, bien al contrario  la conducta negativa/agresiva tiende a aumentar.

Las estrategias  recomendables  ante esta  situación:
Ofrecerle tiempo para que pueda reflexionar
Ignorar las respuestas verbales de desafío o las amenazas. Lo importante no es lo que dice el niño o adolescente sino si obedece o no.
Elogiar reforzar positivamente el acto de obedecer o la aproximación a lo que se le pide.
Tiempo-Fuera si insulta o la agresividad incrementa. Pasado el tiempo establecido se podrá incorporar con normalidad a la actividad sin recriminaciones por parte del adulto.
 Otra versión es el Auto-tiempofuera, muy útil cuando el que desafía es un adolescente. Para evitar que padres y maestros escuchen insultos o amenazas por parte del adolescente se le dice: “de esta forma no podemos hablar” (en tono amable pero asertivo) y se le deja solo en casa o en la habitación.

En el aula el educador se aparta y dirige la atención hacia otro tema o persona/s.

Además,

Elogiar la conducta inversa, reconocer la conducta incompatible a la agresiva, recibir por tanto felicitaciones de forma sistemática cada vez que trate respetuosamente a los demás. La felicitación será clara y directa sobre el comportamiento.

Un recurso para obtener conducta deseada para los pequeños es la  economía de fichas recibe puntos, asteriscos, por la conducta esperada y por el contrario aplicamos Coste de Respuesta  (retirando puntos, etc.) cuando la conducta no es la apropiada.

Ante una  agresión es física lo primero es separar y seguidamente aplicar el Tiempo-fuera.
Para llevar a cabo estas  estrategias es imprescindible la coherencia ante un mismo hecho la respuesta debe ser la misma.
Para ofrecer oportunidades de éxito es importante  la supervisión  con proximidad física. Con ello, podremos prever posibles conflictos con los compañeros o hermanos.
Establecer señales externas.  Apoyar a menudo nuestra mano sobre su espalda o guiñarle el ojo ante situaciones difíciles para él pueden convertirse en señales lo suficientemente poderosas como para incrementar la autoconciencia de “situación riesgo” y fomentar el autocontrol en el niño/chico.
Siempre deberemos felicitarlo si se controla o lleva a cabo cualquier acción que no implique agresión, como por ejemplo huir de la situación. En adolescentes, incluso, se puede hablar en privado con él de posibles situaciones de riesgo y pactar estrategias (códigos) para ayudarlo en el autocontrol.

Como no puede ser de otra manera, es importante fomentar la empatía hay que fomentar una buena relación con el niño conectar con él, mostrar interés por lo que hace, lo que piensa o cómo se siente.
Ayudarlo a sentirse importante y valioso, ofrecerle pequeñas responsabilidades que pueda ejecutar con éxito. Al hablar con él/ella es importante no acusarle; en lugar de preguntar “¿qué has hecho?” preguntar “¿qué ha pasado?”.
Que conectemos con sus sentimientos no significa que justifiquemos sus actuaciones.
Dificultades para relacionarse

Las dificultades que pueden presentar los niños con TDAH para relacionarse pueden darse por muchos motivos, todos ellos directa o indirectamente relacionados con la sintomatología del TDAH o de los trastornos añadidos.

Mala lectura de las señales o de las situaciones sociales: La precipitación de respuesta que muestran los niños con TDAH impulsivos-hiperactivos facilita estas acciones. Se añaden además las dificultades para analizar con detalle lo que les ocurre, debido principalmente a las dificultades atencionales y a la propia precipitación.

Dificultad para internalizar y generalizar las normas: esta dificultad tanto se manifiesta en situaciones de juego, como de convivencia. Les cuesta mucho más interiorizar las normas y necesitan mayor tiempo, entrenamiento y elogio que sus iguales para conseguirlo.

Dificultad en el control de las emociones: reacciones desmesuradas, imprevisibles o explosivas tanto ante sentimientos negativos como el enfado, la frustración, el sentirse engañado... como ante sentimientos positivos como excitabilidad, ilusión, diversión... (que suelen generar las situaciones extraordinarias, como las colonias, el teatro, participar en una fiesta...).

Para ayudarles hay que recordar que  los problemas de comportamiento aparecen a raíz del TDAH. No son culpa de nadie, pero pueden empeorar o mejorar en función de las estrategias que utilicemos.

Fomentar el análisis reflexivo de las situaciones sociales conflictivas, durante o una vez finalizadas éstas, evitando la atribución de culpas.

Ayudar a la interiorización de normas, escribiendo las más básicas de forma positiva; ejemplo “tratar con respeto a los compañeros” (significa no insultar, no empujar, etc..)

Favorecer el autocontrol; incentivar el uso de la respiración (relajación), aprender a parar, estarse quieto antes de actuar o alejarse antes de agredir (auto-tiempo-fuera). Favorecer la expresión verbal de los sentimientos; es preferible que el niño pueda decir “estoy muy enfadado pues encuentro muy injusto este castigo” a que manifieste agresividad física.

Ayudar y animar a aplazar las gratificaciones practicando ejercicios simples como, por ejemplo, “primero haces los deberes y después miras la TVo “sé que tienes muchas ganas de ir al patio, pero vamos a dedicar antes 5 minutos a ordenar el pupitre.



Información extraída de : Fundación Adana ( conducta y Tdah) - Cuaderno Faros San Juan de Dios.

La importancia de una buena alimentación

Los alimentos proveen una gran variedad de nutrientes y otras sustancias esenciales para las funciones normales de las funciones del niño, como son prevenir  enfermedades, ayudar al crecimiento físico y favorecer el desarrollo cognitivo, que contribuye a la capacidad de aprender.

La educación nutricional es una parte más de la educación integral, en esta intervienen tanto el profesorado en los colegios como los padres, la infancia es la etapa de la vida en la que comienzan a establecerse los hábitos alimentarios y a partir de la adolescencia, estos hábitos adquiridos se hacen más resistentes al cambio. Para conseguir una buena educación nutricional es importante una adecuada coordinación entre ambos (casa/escuela).

La dieta de niños y adolescentes hoy en dia  se caracteriza por un consumo elevado de derivados lácteos (yogures, quesitos y postres lácteos), abuso de la carne (suelen consumir cada día), consumo elevado de patatas fritas de bolsa y similares, consumo excesivo de zumos de frutas, de pasta y de panes especiales (de molde, bollos de leche…), consumo de bollería industrial, galletas, dulces, refrescos azucarados y alimentos grasos en forma de quesos grasos, patés, mantequilla o similares; escaso consumo de legumbres, frutas y hortalizas. Las dietas tradicionales están siendo reemplazadas por otras en las que abundan las grasas y azúcares.

He encontrado  este multimedia que me ha parecido muy interesante  "Día a Día" En esta experiencia acompañaremos a Rodrigo en un día de su vida cotidiana, desde que suena el despertador hasta que se acuesta, haciendo especial hincapié en las distintas comidas del día. A lo largo del interactivo, podremos seleccionar qué tipo de alimentos deseamos ingerir en cada una de las comidas y las actividades físicas que Rodrigo desarrollará a lo largo del día, observando claramente cuáles son las consecuencias para la salud y energía de Rodrigo de cada una de nuestras decisiones.



Cómo educar en alimentación y nutrición?

La familia debe tratar de abordar distintos aspectos de la alimentación y la nutrición de los niños y las niñas para que, desde los primeros años:

• Que conozcan una gran variedad de alimentos.

• Que  aprecien distintas formas de preparación (fritos, hervidos, asados, guisados, plancha).

Valoren y diferencien aromas, sabores y texturas.

Eviten dietas monótonas (comer siempre lo mismo).

Controlen el tamaño de la ración, evitando que se coma mucho de lo que gusta y muy poco de lo que gusta menos.

Prueben nuevos alimentos por ejemplo, variedad de frutas y hortalizas y formas distintas de preparación culinaria.

Tengan curiosidad hacia el consumo de alimentos propios de otras culturas y respeto hacia las formas de comer distintas.

Se incorpore a toda la familia a las actividades que giran alrededor del acto alimentario: compra, conservación, preparación servicio y consumo.

Reflexionen sobre el valor de los alimentos, lo que cuesta comer y la necesidad de evitar el desperdicio.

Relacionen el estado de salud, la capacidad para trabajar y disfrutar del tiempo libre cuando se está bien alimentado y todos los nutrientes que necesita nuestro cuerpo y obtiene a través de una dieta equilibrada.



Los cuentos  para los más pequeños son sin duda  el mejor recurso,

Ñam: Cuentos para comer de todo, es un tractivo maletín que contiene 15 cuentos ilustrados en su interior.
Se trata de cuentos para aprender a comer de todo, en los que, de la forma más divertida y con protagonistas cercanos a los niños, Violeta Monreal va narrando historias basadas en distintos alimentos.
Cada libro contiene una sencillísima receta al final, para que los niños puedan realizarla sin peligro alguno.
La preocupación por una alimentación sana y variada es común a todos los padres y educadores, y nada mejor que unos cuentos motivadores para animar a los niños a probar de todo: legumbres, verduras, pescados.


¡A COMER!: METODO ESTIVILL PARA ENSEÑAR A COMER ,Montse Domènech, psicóloga infantil y pedagoga, aplica los métodos del doctor Estivill al problemas de la alimentación de los niños. Todo un quebradero de cabeza que padres y educadores vienen sufriendo, y cuyas causas pueden obedecer a distintos factores. Propone una serie de pautas basadas en la adquisición de determinados hábitos, al tiempo que ofrece respuestas claras e ilustradas a los interrogantes que suelen suscitar estos problemas: desde el porqué de las reacciones negativas de los niños hasta la necesidad de respetar horarios, de imponer determinadas pautas o de combinar correctamente los alimentos.


EL CABALLITO GLOTÓN  de   Montserrat Cobas Teijeiro,

El caballito glotón es un cuento ideado para niños en el cual se explica el problema del ansia por comer y la posible forma de encauzarla de una manera beneficiosa. A la vez, se enseñan las características propias de los caballos, ayudando a los más pequeños a aprender mientras se divierten leyendo o escuchando la lectura de sus padres.

20 de septiembre de 2011

El TDAH en secundaria, autoinstrucciones

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) es un síndrome conductual con bases neurobiológicas y un fuerte componente genético.

Las dificultades propias del TDAH se encuentran en las funciones ejecutivas.

Las funciones ejecutivas consisten en el mantenimiento de la actividad cognitiva del sujeto sobre un determinado tipo de estímulo o de tarea a lo largo de un periodo de tiempo (regulación de la atención sostenida).

El ejercicio de las funciones ejecutivas depende del plan que se ha trazado el sujeto para alcanzar una meta; así, a la vez que el sujeto focaliza la atención, debe ser capaz de rechazar estímulos irrelevantes para ejecutar bien la tarea propuesta.

El inadecuado funcionamiento de estas funciones se manifiesta en los siguientes rasgos predominantes en los niños con TDAH:

• Su inadecuada respuesta inhibitoria, dificultades en el control de impulsos y dificultades en la capacidad para demorar recompensas.

• Su excesiva actividad en tareas irrelevantes o bien su pobre regulación de la actividad frente a la exigencia de una determinada situación.

• Sus dificultades en la regulación de las emociones, la motivación y el estar alerta. • Su mayor variabilidad en el rendimiento de su trabajo.

¿Cómo se manifiesta?


  • En la calidad del trabajo: su trabajo suele ser pobre e incompleto, con mala presentación, aunque en ocasiones puedan hacerlo bien. Son muy dependientes del ambiente (organización, estructuración y supervisión).
  • En la cantidad del trabajo: con frecuencia no terminan sus trabajos, tareas, exámenes, etc.
  • En la velocidad del trabajo: muchos niños con TDAH trabajan más despacio, otros se precipitan, lo hacen muy rápido y comenten errores. En general, no revisan sus tareas y, cuando lo hacen, tienen gran dificultad para detectar los errores que cometen durante la ejecución del mismo.
  • En el rendimiento: Su rendimiento puede variar significativamente de un momento a otro e incluso de un día a otro.
  • En la automotivación (autorreforzamiento): Les cuesta mantener el esfuerzo en tareas o actividades que no les proporcionan una recompensa inmediata. Tienen dificultad para trabajar por grandes recompensas a largo plazo, en cambio, necesitan recompensas frecuentes aunque sean irrelevantes. Pueden iniciar una tarea correctamente, pero después de un tiempo están desmotivados y/o cansados y se dejan llevar por estímulos que en esos momentos son más gratificantes e inmediatos, como hablar con un compañero o mirar por la ventana; lo saben hacer, pero hay una incapacidad para inhibir esos estímulos. Se dejan arrastrar por estímulos más divertidos para ellos y recompensas inmediatas.
  • En la regulación del nivel general de alerta: es decir, para centrarse en las demandas del ambiente y del momento (lo que ocurre aquí y ahora). Tienen dificultades para iniciar el trabajo que deben hacer, evitar la distracción y mantenerse atento en situaciones monótonas.

Con frecuencia, parece que sueñan despiertos o están en las nubes cuando se supone que deberían estar atentos, concentrados y centrados en una tarea


¿QUÉ NO ES EL TDAH?

 Debido al término “Hiperactividad” se confunde este trastorno con niños que simplemente son revoltosos, que tiene mal comportamiento y que no paran de incordiar. El TDAH es mucho más que eso, el principal problema reside en sus dificultades de autocontrol y falta de concentración, y los problemas que ello causa en el rendimiento escolar.

El TDAH en secundaria

Los alumnos mayores, a partir de los 15 años, requieren un tratamiento específico. La adolescencia en un chico o chica con TDAH puede ser complicada.

Los adolescentes en general ven incrementada su impulsividad (los hiperactivos más), desafían las normas, necesitan autoafirmarse, separarse mentalmente de sus padres. Son tareas difíciles para niños inseguros o poco competentes. Los adolescentes hiperactivos son especialmente vulnerables a ser tentados por las drogas o por el gamberreo (porque les cuesta analizar las consecuencias a medio y largo plazo).

Además de las dificultades relacionadas con la edad adolescente, los contenidos académicos son más complejos, más abstractos. Parte del aprendizaje en la educación primaria es aprendizaje de herramientas (como la lectura, la escritura, el cálculo). En secundaria, se aprenden contenidos, para lo cual es necesario dominar las herramientas de aprendizaje y tener suficiente capacidad de concentración como para estudiar. Cuando estas fallan, el esfuerzo para aprender es mucho mayor, y el adolescente va perdiendo interés por el estudio.

Como ayudarles

Un buen recurso es el Entrenamiento en auto-instrucciones y resolución de problemas.


• Es recomendable permitir al alumno el acceso a las instrucciones de “cómo se hace”, ya sea una tarea, una evaluación o bien simples cuestiones de organización.

• Los educadores (padres y maestros) son los modelos de referencia, de ahí la importancia de intentar ser buenos modelos. De nuestra forma de actuar aprenderán mucho. Nuestro modelo puede permitir al alumno aprender “cómo se hace”, es decir, estrategias de afrontamiento y resolución de problemas. Una forma de hacerlo es enseñando el uso de las auto-instrucciones.

• El entrenamiento en auto-instrucciones consiste en modificar las verbalizaciones internas (que los niños con TDAH no las generan o las generan mal) por otras que son apropiadas y/o necesarias para lograr el éxito de una tarea. El objetivo es enseñar el lenguaje como auto-guía para la resolución de problemas. No enseñan al alumno qué tiene que pensar, sino cómo ha de hacerlo.

El niño debe aprender a hacerse las siguientes preguntas porque no las genera espontáneamente y utilizarlas en el momento preciso y de forma adecuada:

1. ¿Cuál es mi problema/tarea? ¿Qué es lo que tengo que hacer?
2. ¿Cómo puedo hacerlo? ¿Cuál es mi plan? Esta es la pregunta más importante y difícil ya que implica generar alternativas distintas y seleccionar las más eficaces.
3. ¿Estoy siguiendo mi plan? Proceso de auto-observación y rectificación en el caso de errores.
4. ¿Cómo lo he hecho? Proceso de auto-evaluación y auto-reforzamiento.


Esta técnica puede trabajarse en el aula y en casa individualmente. Para conseguir que generen el lenguaje interno antes se deberá trabajar las verbalizaciones de manera oral.
Y sin olvidar nunca  una gran dosis de paciencia, y motivar siempre.

11 de septiembre de 2011

Campaña contra los mitos del autismo

Como no podía ser de otra manera, yo también me uno a La CAMPAÑA DE CONCIENCIACIÓN: Autismo sin mitos ni usos peyorativos – para difundir por blogs y webs.

A pesar de ser un tema que me apasiona, me produce muchísimo respeto  cuando  publico algo sobre el autismo, porque hay tantas sensibilidades, tantas madres  y padres que  con la fuerza del corazón  van derribando día a día los obstáculos que les pone la sociedad, y que han aprendido y siguen aprendiendo a base de esfuerzo y trabajo  y constancia… que una se siente pequeña, pequeña en su saber.

Va desde aquí mi pequeña contribución



POR UN TRATAMIENTO DIGNO DEL AUTISMO, SIN MITOS NI USOS PEYORATIVOS

Se sigue utilizando el término “autismo” asociado a connotaciones negativas porque se parte de mitos e informaciones falsas como:

- las personas con autismo no pueden interactuar o comunicarse
- las personas con autismo viven en su mundo
- las personas con autismo son incapaces de sentir, etc.

                     ¿ que es el autismo ?

El autismo es un síndrome con un espectro muy amplio, no una enfermedad. Afecta de forma diferente, así que no hay dos personas con autismo iguales y por eso no se puede nunca generalizar. Las áreas en las que se manifiesta son:

Dificultades –no incapacidad- en el lenguaje y la comunicación. Encontraremos personas que no hablan pero se comunican con gestos o pictogramas, y personas capaces de dominar varios idiomas.

Dificultades –no incapacidad- en las relaciones sociales. Encontraremos personas que eluden el contacto visual o se aturden en ambientes ruidosos, y personas que ofrecen conferencias.

Intereses restringidos y repetitivos, que con una buena estimulación pueden ampliarse siempre.

Al igual que todos los seres humanos, la posible realización de las personas con espectro autista es ilimitada. Las personas con Trastornos del Espectro Autista (TEA) comparten muchas características, necesidades y deseos con las personas de su edad sin autismo. Hay muchas cosas que diferencian a las personas con TEA, pero también hay muchas cosas en común. Como todos nosotros, tienen sus puntos fuertes y sus puntos débiles. Todos somos diferentes, pero todos tenemos los mismos derechos.

Los mitos que se deben evitar

Carencia de sentimientos. Las personas con autismo sienten: lloran, se ríen, se alegran, se entristecen, se enfadan, sienten celos… En ocasiones pueden tener dificultades para canalizar las emociones, pero saben demostrar que las sienten.

Aislamiento en su propio mundo. Los esfuerzos por comunicarse son grandiosos. Ni viven en otra galaxia ni mirando a una pared. Forman parte del mundo, una sociedad donde hay cabida para la diversidad.

La falta del cariño de los padres provoca el autismo. Hace ya mucho tiempo que se erradicó la teoría de las “madres-nevera”, que tanto daño ha provocado. Se nace con autismo. Es decir, hay un origen genético.

Las personas con autismo tienen discapacidad intelectual o, por el contrario, son capaces de habilidades prodigiosas. En realidad, el retraso mental es una comorbilidad, no una condición propia del autismo. Hay personas con autismo que además tienen discapacidad intelectual y las hay también que no la tienen; las hay que tienen capacidades asombrosas, y las hay que no las tienen. Pero necesitamos todo tipo de mentes, sin discriminar a nadie.

La inevitable segregación. Debe desterrarse la falsa creencia de que las personas con autismo sólo pueden vivir o desarrollarse en centros segregados, sin relación con el resto de las personas, no con la intención de marginarlas, sino de protegerlas. Esto en ningún caso debe ser así. Al contrario, la inclusión social es una de las claves para lograr una mejora de la calidad de vida de las personas con TEA y un factor esencial para incrementar sus capacidades de adaptación, su desarrollo personal y su calidad de vida. Con los apoyos adecuados, las personas con TEA pueden aprovechar las oportunidades de participación en entornos ordinarios, lo que favorece que puedan disfrutar de una vida social integrada y normalizada, y contribuye a su desarrollo personal.

La infancia permanente. Con demasiada frecuencia, los medios hablan de "niños autistas", pero casi nunca de "adultos autistas". Es necesario que la sociedad conozca y entienda tanto a los niños como a los adultos afectados por autismo.

Son autistas. Mejor emplear la fórmula "persona con autismo" en lugar de utilizar simplemente la palabra "autista". Así se pone de relieve la condición de persona, con sus características y diferencias, independientes del autismo. Además, definir a una persona por una discapacidad es una forma de discriminación.

Definición de los diccionarios. El uso del autismo asociado a connotaciones negativas se escuda en ocasiones en la definición que aparece en los diccionarios, sobre todo el DRAE. Hace ya más de un año que iniciamos una campaña con respuestas positivas en el sentido de que van a cambiar la definición, aunque llevará su tiempo Campaña Diccionarios.

El texto ha sido extraido en parte del estraordinario blog de Cristina " La princesa de las alas rosa "http://laprincesadelasalasrosas.blogspot.com/2011/09/campana-contra-los-mitos-del-autismo.html.


7 de septiembre de 2011

Vuelta al cole para un TDAH !!

Recién deshechas las maletas y los niños han de comenzar, un año más, con sus estudios. Algunos niños pueden encajar muy mal el regreso a lo cotidiano así que  no sería extraño  que la vuelta al cole resulte problemática en algunos casos.

Los niños hiperactivos necesitarán mucho apoyo, comprensión, cariño y, sobre todo, mucha paciencia para que poco a poco consigan desarrollar su día a día con normalidad.

Y esto es trabajo de todos, porque, si bien los centros educativos son el  instrumento para el  desarrollo académico, cultural y social de los niños, buena parte del éxito de ese proceso educativo depende del grado de unión y compromiso de las partes que intervienen: Padres, Hijos y Profesorado.  Si en general es importante, cuando hablamos de un niños con TDAH resulta imprescindible.

La motivación es  fundamental

Las sensaciones que perciben los niños ante la vuelta al cole no son debidas al azar, en el caso de niños tdah esas sensaciones sin no han tenido el apoyo adecuado serán siempre negativas. Los padres pueden intervenir, y motivar positivamente a sus hijos en este regreso a la disciplina horaria y al cambio de actividades menos lúdicas y en las cuales es casi seguro que destaca y  es hábil.

Como ya sabemos la gran dificultad que presentan los niños para atender, seleccionar, mantener, y controlar la atención a los estímulos que se les presentan, así como la excesiva agitación que presentan, justifican la necesidad de una ayuda y de un seguimiento profesional. Un especialista ayudará al niño a que adquiera hábitos y estrategias cognitivas para que su desarrollo social, familiar y escolar, esté a la altura de sus capacidades.

Si bien  el  tratamiento profesional  tiene como objetivo:

- Mejorar o anular los síntomas del trastorno
- Disminuir o eliminar los síntomas asociados
-Mejorar el aprendizaje, lenguaje, escritura, relación social y familiar.

Es importante que en casa los padres sigan algunas de las estrategias que complementen la labor del profesional. He aquí algunas pautas que podréis llevar a cabo:

Además de los recursos que se encuentran en Internet, en casa se pueden realizar otras muchas actividades sencillas, aconsejadas por los orientadores y que ayudan a los padres a potenciar la capacidad de atención de sus hijos:

  • Enumerar tres, cuatro o cinco cosas (según la edad) que puede encontrar en casa y pedirle que las traiga para comprobar que ha atendido al listado.
  • Decirle una palabra o un número. A continuación, recitar un listado de palabras o números, entre los que se encuentre el anterior, y pedirle que haga una señal cuando lo escuche.
  • Colocar diferentes elementos en una mesa, en un orden determinado. Variar luego el orden para que vuelva a colocarlos en el modo inicial.
  • Guardar varios objetos en una caja, cerrarla y pedirle que repita el nombre de todos los objetos que están en su interior.
  • Disfrazarse con varios adornos y quitarse algunos para que descubra cuáles han desaparecido.


 Ademas :


Llevar un horario lo más constante posible: Fijar horas específicas para levantarse, comer, jugar, hacer tareas, ver la tele. También para acostarse. Poner el horario donde el niño siempre lo pueda ver. Explicarles cualquier cambio en la rutina por adelantado.

Reforzar a los niños por el buen comportamiento: Felicita a tu niño cuando él o ella complete cada paso de una tarea.

Delimitar claramente unas normas de convivencia: Es importante explicarles lo que ocurrirá cuando se cumplan las reglas así como cuando se rompan las mismas. Escribir las reglas y las consecuencias de no seguirlas.

Aseguraros de que las instrucciones sean comprendidas: Hacer que vuestro niño os preste atención y hablarle directamente a los ojos. Luego decirle con voz clara y calmada específicamente lo que deseáis que haga en ese momento. Pedirle por último que os repita las instrucciones para comprobar que las ha comprendido.


Fomentar  las relaciones sociales de su hijo/a: A veces resulta difícil para los niños que tienen TDAH relacionarse y permanecer cohesionados con el grupo, ya que al ser tan impulsivos no respetan turnos, tienden a imponer, y esta conducta molesta a los compañeros.

Concéntrese en el esfuerzo que hace, las calificaciones son lo de menos: Premia al niño cuando él o ella trate de terminar la tarea no solamente para sacar una buena calificación. Además podríais darles premios adicionales por obtener mejores calificaciones.

Mantenga contacto constante con su tutor/a: Su tutor/a tiene que saber el problema del niño y debe informarles de cómo va transcurriendo su trayectoria a lo largo del curso. Sería conveniente hablar por lo menos una vez al mes con ellos.


Algunos ejercicios mas que se pueden utilizar para mejorar la atención no sólo en terapia, también en casa, son los siguientes:


  • Para niños pequeños:
Rompecabezas de letras y figuras geométricas sencillas.
Ejercicios de punteo.
Reconocer errores en dibujos sencillos.
Localizar dibujos repetidos.





  • Para niños mayores:
Sopas de letras.
Buscar diferencias entre dos dibujos.

Hacer laberintos.
Señalar los iguales o los diferentes a un modelo dado (con números, con letras).
Crucigramas.

Ejercicios de completar frases o palabras.

Ya estamos de vuelta !!

Bueno es hora de empezar de nuevo despues de  un verano increible, he podido descansar y disfrutar de la familia, que más se puede pedir !!
Ahora toca volver al trabajo con mas ganas si cabe y seguir aprendiendo con vosotros,

Un beso enorme