Este blog no pretende ser una recopilación de páginas relativas al mundo de la educación, para eso ya existen muchas webs que cumplen de sobra con esta función. Mi única pretensión es compartir mis experiencias y aprendizaje en este campo tan fascisnante de la psicopedagogia

Seguidores

ENTRA EN LA NUEVA PAGINA DE GUIAS PRACTICAS

13 de marzo de 2014

Si un niño es disléxico, ¿cómo se le puede ayudar?


  • Ante la sospecha de los padres o los educadores lo más adecuado es consultar primero con el pediatra. Para hacer un diagnóstico preciso y valorar el caso particular de cada niño será necesaria la participación de otros profesionales , especialistas que se ocupa de los problemas del aprendizaje.
  • Aunque cada niño tendrá unas necesidades particulares, los padres pueden encontrar útiles algunas estrategias de apoyo al niño con dislexia:

 

Estrategias generales de apoyo

  • Busque ayuda de profesionales cualificados para sentirse seguro y saber en qué situación se encuentra su hijo.
  • Intente hacer de su hogar un lugar sereno y alentador: para el niño puede resultar desalentador sufrir dislexia.
  • Procure que su hijo se destaque en alguna otra actividad, ya sea deporte, música, dibujo, etc., mostrándole que puede tener éxito en otra faceta de su vida.
  • Nunca hable de sus dificultades o fracasos, sin incluirlo en la conversación y pedirle su parecer.
  • Elogie siempre sus fortalezas e insista en sus habilidades particulares.
  • Recuerde que su hijo necesita, como todos los demás, sentir amor, aceptación, protección, disciplina y libertad para poder crecer y aprender feliz y así afrontar su dislexia.
  • Hable con su hijo sobre su problema y escuche sus propuestas y decisiones.

 

Estrategias para ayudarle a aprender

  • Ayúdele con sus deberes o busque un profesional  que pueda aportar esa ayuda.
  • Puede utilizar códigos de color para marcar todos los libros y pertenencias de su hijo, a fin de que  los reconozca rápidamente.
  • Favorezca las aptitudes y enséñele  a preparar y vaciar su cartera y a organizar el material.
  • Lea todos los días con su hijo las tareas y libros de su interés, explicándole el significado de las palabras nuevas y la comprensión del texto.
  • Utilice la tecnología para ayudarlo: agendas electrónicas, procesadores de texto, correctores de ortografía, diccionarios y calendarios informatizados. Hay programas muy útiles que podrá utilizar.
  • Disponga de tiempo para escuchar a su hijo, tendrá oportunidad de saber cómo fue su día y saber sus preocupaciones. Se trata de compartir y escucharle con simpatía.

 

¿Qué recomendaciones en la escuela son útiles para el niño disléxico?

Es imprescindible que todo niño disléxico reciba un tratamiento específico, pero es crucial que al mismo tiempo se atienda en el aula su problema. La atención escolar se debe basar primordialmente en la comprensión del trastorno. Se debe huir tanto de medidas sobreprotectoras, como de actitudes no basadas en el hecho de que la dislexia es un trastorno biológico. Por tanto, debe quedar muy claro que el problema no viene condicionado por una falta de motivación o pereza. También sería una interpretación errónea atribuir las dificultades del disléxico a un nivel bajo de inteligencia.

Se recomiendan una serie de normas que deberán individualizarse para cada caso. Con ello se pretende optimizar el rendimiento, al tiempo que se intenta evitar problemas de frustración y pérdida de autoestima, muy frecuentes entre los niños disléxicos. Estas recomendaciones son las siguientes: 
 

  • Dar a entender al alumno que se conoce el problema y que se hará todo lo posible para prestarle ayuda.
  • Hacerle sentar en las primeras filas, cerca del profesor, para prestarle la mejor ayuda.
  • Se le debe ayudar a pronunciar correctamente las palabras.
  • No utilizar el método “global”, para el aprendizaje de la lectura.
  • No se debe pretender que alcance un nivel lector igual al de los otros niños.
  • Prestarle una atención especial y animarle a preguntar cuando tenga alguna duda.
  • Se debe comprobar siempre que ha entendido el material escrito recibido.
  • Se debe comprobar que el material que se le ofrece para leer es apropiado para su nivel lector.
  • Se deben valorar los trabajos por su contenido, no por los errores de escritura.
  • Siempre que sea posible se deben realizar las valoraciones oralmente.
  • Se debe recordar que requiere más tiempo que los demás para terminar sus tareas.
  • Se deben tratar de destacar los aspectos positivos en su trabajo.
  • Se debe evitar que tenga que leer en público.
  • Se deben valorar los progresos de acuerdo con su esfuerzo, no con el nivel del resto de la clase.
  • Se le debe permitir, si le resulta útil, el uso de la calculadora y grabaciones.
  • Se le deber permitir el uso de medios informáticos y el uso de correctores ortográficos.
  • Se le debe enseñar a tomar apuntes mediante notas breves, que sinteticen el contenido de una explicación.
  • Se le deben poner menos deberes de lectura y escritura.
  • Siempre que sea posible no se le deben hacer copiar grandes “parrafadas” de la pizarra si es posible darle una fotocopia.
  • No se le debe ridiculizar nunca.
  • En una prueba escrita no se le deben corregir todos los errores de escritura.
  • No se le debe hacer repetir un trabajo escrito por el hecho de haberlo hecho mal.
  • Se debe aceptar que se distraiga con mayor facilidad que los demás, puesto que la lectura le comporta un sobreesfuerzo.
  • Debe tomarse en consideración que escuchar y escribir simultáneamente puede resultar muy difícil.

Fuente.: Apple Dislexia

7 de marzo de 2014

Día de la mujer trabajadora

El 8 de marzo es símbolo y referente de la lucha de las mujeres de todo el mundo por la real y efectiva igualdad de derechos entre mujeres y hombres

 

Respeto, igualdad, derechos, responsabilidad, oportunidad....

 

La igualdad : un derecho

 

 

Crecer en la igualdad:

Si  nos educas igual seremos iguales



6 de marzo de 2014

MITOS Y REALIDADES SOBRE LA DISLEXIA


A continuación  un pequeño resumen de los mitos y realidad sobre la dislexia.

La dislexia no tiene diagnóstico. Incorrecto. Actualmente, ya que se tiene mayor conocimiento de este trastorno, es posible reconocerlo desde su manifestación a distintas edades, una vez iniciado el aprendizaje de la lectura y la escritura. Existen para ello pruebas específicas que deben ser realizadas por un equipo interdisciplinario, y conforman una evaluación llamada neuropsicológica.
No es posible diagnosticar la dislexia hasta que el niño no tiene de ocho a once años. Incorrecto. Es posible diagnosticar “signos de riesgo para el aprendizaje de la lectura y la escritura” (posible dislexia), desde los cinco años de edad. Esto permite iniciar el trabajo de estimulación sobre la transición natural de la expresión oral (el habla), a la lectura y escritura llamada “Conciencia Fonológica”, y adecuar este aprendizaje, atendiendo a las necesidades en el momento oportuno. Esperar hasta finalizado su segundo grado ocasiona otros problemas, complicando la situación de desventaja inicial.
Los niños con dislexia están atrasados en el desarrollo.Incorrecto. La dislexia, de no ser atendida desde el inicio de estos aprendizajes, lleva como consecuencia dificultades que, más tarde, se complican, generando sentimientos de inseguridad y frustración.
La dislexia se supera con el tiempo. Incorrecto. La dislexia no se supera, sino que se aprende a manejar recursos que compensan esta falta de habilidad. Se nace y se muere con dislexia. En definitiva la dislexia es una enfermedad muy estudiada que no tiene curación, por el momento, pero sí se puede mejorar y aprender a vivir con ella.
La dislexia es sólo una fase, y si no se supera la dislexia a los 12 años, nunca podrá leer. Incorrecto. Los padres que notan que su hijo está teniendo problemas de aprendizaje suelen esperar un año o más antes de reconocer que puede haber un problema. La única manera de ayudar a los niños a superar la dislexia es asegurarse de que reciben la instrucción de lectura intensiva-cuanto antes mejor.
La dislexia es un legado de familia. Correcto. Los niños de padres que han tenido dificultades de lectura son propensos a presentar estos mismos problemas. Además, los niños de edad preescolar con dificultades para aprender a hablar tienen mayor riesgo de padecer dislexia. El progreso de la lectura en los niños con alguno o ambos de estos factores se debe controlar cuidadosamente.
Las personas con dislexia no son inteligentes. Incorrecto. La dislexia no tiene relación con la capacidad intelectual de una persona (CI) y se presenta en niños que asisten a buenas escuelas y tienen o superior a la inteligencia media típica.
La dislexia es más común en los varones, y entre las personas que hablan ciertos idiomas. Incorrecto. Los niños tienden a ser identificados antes de las niñas, generalmente por razones de comportamiento. Pero la investigación muestra que la aparición de la dislexia está dividida a partes iguales entre los dos sexos e indistintamente del idioma que hablen.
Los niños que “invierten” las letras son disléxicos y los que no, no la tienen. Incorrecto. Reversiones de letras y números son comunes entre los niños de 6 años y menores. Los investigadores ahora saben que los disléxicos confunden los sonidos y símbolos visuales. Desafortunadamente, debido a este mito, los niños disléxicos que no invierten las letras no son diagnosticados.
La dislexia solo indica un problema ocular. Incorrecto. Cuando la dislexia fue descrita por primera vez hace más de 100 años, se creía que es un problema visual. La investigación ha demostrado que la dislexia refleja un déficit de lenguaje y el tratamiento de la vista no aliviará la enfermedad.
La inteligencia y la habilidad de leer están relacionadas.Incorrecto. Más allá del hecho de que alguien lea bien, no por eso se es un genio. Además, los niños superdotados pueden ser disléxicos o tener otras dificultades en el aprendizaje.

Fuente : app Dislexia