Este blog no pretende ser una recopilación de páginas relativas al mundo de la educación, para eso ya existen muchas webs que cumplen de sobra con esta función. Mi única pretensión es compartir mis experiencias y aprendizaje en este campo tan fascisnante de la psicopedagogia

Seguidores

ENTRA EN LA NUEVA PAGINA DE GUIAS PRACTICAS

Actualidad

Loading...
Loading...

12 de marzo de 2015

DECALOGO PARA MOTIVAR

      



-     - Los elogios aumentan la confianza en sí mismos de los niños.

      -  Contar con la aprobación de los padres ayuda a aceptar el esfuerzo.

      -  Ante un fracaso hay que estimular un propósito de mejora.

-     -  No debe alabarse a la persona sino el trabajo realizado.
-     
-    - Es bueno informar periódicamente a los niños de los progresos, lo ideal es que ellos mismos puedan descubrir sus progresos.
-          
   - Hay que dejar ver que siempre se espera algo más de ellos y que se confía en sus posibilidades.
-         
    -  No conviene alabar  siempre o de forma excesiva, esto fomenta el engreimiento y el falso concepto de uno mismo, además hace que se valore poco lo conseguido.
-         
-   - Los premios son más efectivos porque fortalecen la conducta correcta, para que estos no favorezcan el hecho de actuar por el premio y no por la obra bien hecha, han de graduarse hasta llegar a las motivaciones para el logro.
-         
      -  Los premios y halagos han de  :
o   estar relacionados con la conducta que se desea valorar
o   enlazar con los intereses y aficiones personales
o   establecerse a corto plazo
o   no premiar todo lo que se hace bien

-    -  Los efectos del castigo son básicamente emocionales, degradando las relaciones y cambiando el aprendizaje, deben reunir las condiciones para que sean educativos :

o   que no sean un desahogo del enfado de los padres
o   proporcionales a la falta cometida
o   relacionado con la edad y el carácter de los niños
o   que se imponga sin demora
o   y siempre se imponga  tras un dialogo y el niño comprenda  que ha actuado mal y que le servirá para mejorar.





30 de noviembre de 2014

El Sindrome de Dreavet

Desde la carpeta quiero poner mi granito de arena en hacer visibles  enfermedades  poco conocidas en esta ocasión  se trata del  Síndrome de Dravet que es una enfermedad de origen genético.

La edad de aparición de la enfermedad se sitúa entre los 4 y 12 meses. El Síndrome de Dravet es un trastorno del neurodesarrollo que se caracteriza por una epilepsia severa resistente al tratamiento que presenta las siguientes características clínicas y electroencefalográficas:

- Inicio en el primer año de vida

 -Desarrollo cognitivo normal previo al inicio de la crisis

- Resistencia al tratamiento farmacológico

 -Crisis convulsivas prolongadas (más de diez minutos)

-Normalidad inicial con deterioro posterior del EEG, asociado a deterioro cognitivo progresivo con ataxia y otras alteraciones motoras.

En la mayoría de los casos, las crisis epilépticas comienzan en el primer año de vida. Las primeras crisis están relacionadas con la aparición de fiebre y son convulsiones generalizadas tónicas-clónicas o unilaterales. En muchas ocasiones estas crisis desembocan en status epilepticus, episodios de más de veinte minutos de duración. Con el tiempo, también aparecen crisis afebriles o relacionadas con otros estímulos, y otro tipo de convulsiones como las mioclonías, ausencias atípicas y crisis parciales-complejas.

A partir del segundo año se empiezan a observar síntomas de retraso en el desarrollo cognitivo y psicomotor. En muchos casos se observan ataxia, trastornos incluidos dentro del espectro autista, problemas alimenticios, de crecimiento y trastornos del sueño. El habla suele ser una de las facultades más afectadas.

Existe un alto porcentaje de casos que no cumplen todos los requisitos señalados. También se hallan otras formas de epilepsia de inicio clínico similar pero que no evolucionan de forma tan negativa.

FACTORES DESENCADENANTES DE LAS CRISIS EN EL SÍNDROME DE DRAVET

 Cuadro de fiebre

 Cambios bruscos de la temperatura corporal (baño, calor, ejercicio físico,…)

 Determinados estímulos como patrones visuales, luces, etc…

 Emociones intensas .

Un diagnóstico temprano y un manejo multidisciplinar (  terapia complementarias logopedia, estimulación , atención, psicomotriz )  .. Una ayuda importante para mejorar su día a día y pronóstico.

A continuación os presento el material que he preparado para trabajar un caso ,


INSTRUCCIONES CON PICTOGRAMAS



Enlaces relacionados :

FUNDACION SINDROME DE DRAVET ( ESPAÑA) 

http://www.dravetfoundation.eu/

                                    

26 de octubre de 2014

Lectura con pictogramas

LA        


LA CARPETA DE OLGA  

El uso de pictogramas es algo más que una técnica de apoyo para la lectura, y puede ser de gran ayuda  para muchos campos de la didáctica de la lengua y cómo no, de la Educación Especial.
Los pictogramas:
 Mejoran la atención y la motivación.
• Simulan situaciones a través de escenas, murales, etc.
• Apoyan ciertas destrezas de expresión oral y escrita, automatizándolas y memorizándolas;
• Ayudan a la comprensión lectora, dando claves temáticas a través de ilustraciones de ambientación, cuadros, etc.,
• Ayudan a construir conceptos y relaciones entre  conceptos;
Os presento el material de refuerzo para lenguaje de expresión que he elaborado para uno de mis peques   con retraso de lenguaje.

HAZ CLIC EN EL SIGUIENTE ENLACE

22 de octubre de 2014

No etiquetemos a los niños


Comparto con vosotros parte de un post de Sólo hijos que me ha parecido muy interesante, en otros post ya he escrito sobre el peligro de las etiquetas ya que cuando  denominamos repetidamente a un  niño de una determinada manera, termina por asumir que es así ; y ante esta situación debemos tener mucho cuidado, ya que somos una mezcla de genética y entorno y este último nos puede influir potenciando o “debilitando” nuestras “capacidades base”.


“Eres un llorón”, o “¡Que niño tan torpe!”… No queremos ofenderles, pero, a menudo, etiquetamos a los niños cuando repiten alguna conducta que puede ser molesta o inapropiada.Estas etiquetas sólo conseguirán que se sientan limitados y difícilmente cambiarán de actitud. 

Torpe, mandón, llorón, etc. Así encasillamos muchas veces a nuestros hijos destacando alguna de sus conductas repetitivas que socialmente no están bien vistas o nos molestan. A pesar de no tener mala intención, al subrayar lo que hacen mal les podemos hacer sentir que nunca serán capaces de cambiar y que están limitados por esos defectos.

Para ayudar a que mejoren su personalidad y evitar que se acomplejen, te recomendamos seguir los siguientes consejos: 
  1. Busca oportunidades para mostrarles una buena imagen de ellos mismos: reconoce y alaba los pequeños cambios positivos que hacen, el cariño es más efectivo que las riñas. Así, por ejemplo, si tu hijo suele quejarse mucho, felicítale cuando pida algo sin quejarse.
  2. Dales oportunidades para el éxito: de este modo, se verán de otra manera y si lo consiguen, se motivarán. Y es que así, además, saben que tienen tu confianza y este hecho favorecerá el cambio.
  3. Intenta que te oigan cuando les alabes delante de otra persona: tu opinión marca profundamente el concepto que tienen de ellos mismos, por eso, les harás sentir menos inseguros y contribuirás a modificar su conducta.
  4. Dales ejemplo: eres su modelo, por lo tanto, no hay mejor forma de que se comporten correctamente que si ven que tú lo haces.
  5. Recuérdales las cosas que han hecho bien anteriormente: si ven que han sido capaces de hacer algo que no solían conseguir, se sentirán bien. Hasta puedes escribirles sus logros en un libro y leérselos de vez en cuando. 
  6. Cuando actúen según una vieja etiqueta, expresa tus sentimientos y expectativas: es bueno que entiendan que no se han comportado como es debido, pero también hay que ofrecerles soluciones. En todo caso, antes que repetirles de forma reiterada qué es lo que han hecho mal, es mejor explicarles que nos sentimos mal y cuál hubiera sido el comportamiento que esperábamos. 

Además, también es recomendable tener cuidado cuando usamos las palabras “siempre” y “nunca” con los niños,  porque cierran su futuro ante cualquier intento de cambio.

Por otro lado, es importante que recuerdes cuando eras niño si tenías alguna etiqueta y cómo te afectó. Sólo poniéndote en su lugar lograrás entender a tu hijo. 


Fuente: Sólo  hijos