Este blog no pretende ser una recopilación de páginas relativas al mundo de la educación, para eso ya existen muchas webs que cumplen de sobra con esta función. Mi única pretensión es compartir mis experiencias y aprendizaje en este campo tan fascisnante de la psicopedagogia

Seguidores

ENTRA EN LA NUEVA PAGINA DE GUIAS PRACTICAS

6 de marzo de 2014

MITOS Y REALIDADES SOBRE LA DISLEXIA


A continuación  un pequeño resumen de los mitos y realidad sobre la dislexia.

La dislexia no tiene diagnóstico. Incorrecto. Actualmente, ya que se tiene mayor conocimiento de este trastorno, es posible reconocerlo desde su manifestación a distintas edades, una vez iniciado el aprendizaje de la lectura y la escritura. Existen para ello pruebas específicas que deben ser realizadas por un equipo interdisciplinario, y conforman una evaluación llamada neuropsicológica.
No es posible diagnosticar la dislexia hasta que el niño no tiene de ocho a once años. Incorrecto. Es posible diagnosticar “signos de riesgo para el aprendizaje de la lectura y la escritura” (posible dislexia), desde los cinco años de edad. Esto permite iniciar el trabajo de estimulación sobre la transición natural de la expresión oral (el habla), a la lectura y escritura llamada “Conciencia Fonológica”, y adecuar este aprendizaje, atendiendo a las necesidades en el momento oportuno. Esperar hasta finalizado su segundo grado ocasiona otros problemas, complicando la situación de desventaja inicial.
Los niños con dislexia están atrasados en el desarrollo.Incorrecto. La dislexia, de no ser atendida desde el inicio de estos aprendizajes, lleva como consecuencia dificultades que, más tarde, se complican, generando sentimientos de inseguridad y frustración.
La dislexia se supera con el tiempo. Incorrecto. La dislexia no se supera, sino que se aprende a manejar recursos que compensan esta falta de habilidad. Se nace y se muere con dislexia. En definitiva la dislexia es una enfermedad muy estudiada que no tiene curación, por el momento, pero sí se puede mejorar y aprender a vivir con ella.
La dislexia es sólo una fase, y si no se supera la dislexia a los 12 años, nunca podrá leer. Incorrecto. Los padres que notan que su hijo está teniendo problemas de aprendizaje suelen esperar un año o más antes de reconocer que puede haber un problema. La única manera de ayudar a los niños a superar la dislexia es asegurarse de que reciben la instrucción de lectura intensiva-cuanto antes mejor.
La dislexia es un legado de familia. Correcto. Los niños de padres que han tenido dificultades de lectura son propensos a presentar estos mismos problemas. Además, los niños de edad preescolar con dificultades para aprender a hablar tienen mayor riesgo de padecer dislexia. El progreso de la lectura en los niños con alguno o ambos de estos factores se debe controlar cuidadosamente.
Las personas con dislexia no son inteligentes. Incorrecto. La dislexia no tiene relación con la capacidad intelectual de una persona (CI) y se presenta en niños que asisten a buenas escuelas y tienen o superior a la inteligencia media típica.
La dislexia es más común en los varones, y entre las personas que hablan ciertos idiomas. Incorrecto. Los niños tienden a ser identificados antes de las niñas, generalmente por razones de comportamiento. Pero la investigación muestra que la aparición de la dislexia está dividida a partes iguales entre los dos sexos e indistintamente del idioma que hablen.
Los niños que “invierten” las letras son disléxicos y los que no, no la tienen. Incorrecto. Reversiones de letras y números son comunes entre los niños de 6 años y menores. Los investigadores ahora saben que los disléxicos confunden los sonidos y símbolos visuales. Desafortunadamente, debido a este mito, los niños disléxicos que no invierten las letras no son diagnosticados.
La dislexia solo indica un problema ocular. Incorrecto. Cuando la dislexia fue descrita por primera vez hace más de 100 años, se creía que es un problema visual. La investigación ha demostrado que la dislexia refleja un déficit de lenguaje y el tratamiento de la vista no aliviará la enfermedad.
La inteligencia y la habilidad de leer están relacionadas.Incorrecto. Más allá del hecho de que alguien lea bien, no por eso se es un genio. Además, los niños superdotados pueden ser disléxicos o tener otras dificultades en el aprendizaje.

Fuente : app Dislexia

5 comentarios:

  1. me encanta el blog, nosotros trabajamos desde lo visual, con cruicgramas, ejercicios, probables filtros azules, con buenos resultados.www.lenticon.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias , me alegro que os guste, me paso por tu blog y seguimos compartiendo, un saludo!

      Eliminar
  2. Hola Olga, me ha gustado tu artículo pero quiero comentarte que la visión es un proceso neurológico en el que recibimos la información, la procesamos, interpretamos, memorizamos y damos una respuesta interior y/o exterior. Hemos observado en muchos casos que las personas con Dislexia tienen dificultades visuales de motilidad ocular, acomodación (enfoque), problemas de binocularidad (uso de los dos ojos) y problemas de percepción visual (disciminación visual, figura fondo, cierre visual, memoria visual y otros). La Optometria Comportamental y la Terapia visual están ayudando a las personas con dislexia a mejorar su lectura y su rendimiento, no es un problema de gafas, es un aprendizaje a nivel neurovisual. Los optometristas podemos aportar nuestro granito de arena en este tema y somos conscientes que el tratamiento de la dislexia necesita ser multidisciplinar. Un saludo. Ignacio Vallejo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ignacio,
      Completamente de acuerdo, yo también recomiendo una visita optometrica entre otras pruebas diagnosticas, en primer lugar porque para un buen diagnostico hay que acotar todas las opciones. Y sin duda un tratamiento multidisciplinar es el adecuado.

      Tienes mi blog a tu disposición para ayudarnos y aprender más sobre este tema.
      Un saludo y gracias por la información,

      Eliminar
  3. Muchas gracias y felicidades por tu blog.

    ResponderEliminar