Este blog no pretende ser una recopilación de páginas relativas al mundo de la educación, para eso ya existen muchas webs que cumplen de sobra con esta función. Mi única pretensión es compartir mis experiencias y aprendizaje en este campo tan fascisnante de la psicopedagogia

Seguidores

ENTRA EN LA NUEVA PAGINA DE GUIAS PRACTICAS

30 de enero de 2014

30 de Enero día escolar de la Paz y no Violencia


Desde 1964, para conmemorar la muerte de Gandhi, se celebra el 30 de enero el Día Escolar de la No Violencia y la Paz, reconocido por la UNESCO en 1993.

En esta fecha se recuerda la necesidad de la educación para la tolerancia, la solidaridad, el respeto a los Derechos Humanos, la no violencia y la paz.


La violencia es una forma de acción que viola o arrebata por la fuerza al ser humano, algo que le es esencial como persona: su integridad física, psíquica o moral, sus derechos fundamentales, sus libertades, ...

Un clima de respeto mutuo es fundamental para que los niños aprendan a gestionar adecuadamente sus emociones.



Que la paz no sea solo un día , sino una vida entera de Paz..

PD.  Además es mi cumpleaños  Que bonito día verdad  !





29 de enero de 2014

S.O.S ADOLESCENTES




Cuando  los niños llegan a esta etapa es cuando  mas tensión emocional soportan los padres, el primer  escalón esta en el paso  de Primaria a Secundaria. Aquí  pueden aparecer problemas escolares que hasta la fecha no habían surgido, bien porque el niño ha compensado esa dificultad, bien por un diagnostico tardío etc.



El discurso general de los padres  suele ser la falta de implicación en las tareas de casa y uno  de los temas que más conflictos y enfrentamientos genera es cuando los adolescentes estallan cuando les pedimos algo tan “sencillo” como ordenar  el armario de la ropa, el escritorio, las librerías o  su habitación, si bien hay que exigir su implicación y  que vaya asumiendo responsabilidades,  no hay que  perder de vista  que para ellos “la cama hecha no es una cuestión prioritaria”… por lo tanto ganaremos mucho mas con un discurso asertivo que  con una discusión que no nos llevará a ningún sitio.

Pero lo que realmente preocupa es mucho mas serio, cambios de humor, influencia de los amigos, fracaso escolar, y como no el posible consumo de drogas, entre otras de igual importancia.

 Esta etapa supone cambios rápidos del estado emocional,  tienen necesidad de privacidad, tendencia a ser temperamentales, y una creciente preocupación por su aspecto físico que muestran dedicando horas a mirarse, además están  centrados en sí mismos, Las emociones exageradas y variables así como cierta inconsistencia en su comportamiento son habituales.

Pero no todo es malo, bien llevado puede resultar muy agradable para toda la familia ya que  su  desarrollo mental y emocional aporta nuevas formas de enfocar problemas, conocer los intereses de la juventud, distintas opiniones sobre temas sociales, etc.

Pero dejarles su espació no significa que no se deba seguir de cerca su desarrollo, hay que acompañarles pero los límites tienen que seguir siendo claros, en eso consiste la eficacia de ser padres, necesitan poder contar con sus padres aunque no siempre lo demuestren, necesita el apoyo de sus padres un  elogio y reconocimiento cuando se esfuerzan así como ánimo a la hora de desarrollar  sus intereses.

Pero como he dicho anteriormente esto no significa dejar hacer y crecer sin más,  hay que fijar límites en el comportamiento, y aunque genere a veces discursiones , les hace sentirse emocionalmente seguros.
Establecer y supervisar normas siempre  adecuadas a la edad y la etapa de desarrollo facilita un desarrollo equilibrado y un mayor ajuste psicológico en la edad adulta.

El sentido de la responsabilidad se adquiere con el tiempo,  según crecen aprenden a responsabilizarse de sus tareas escolares, ordenar… pero no podemos empezar a pedir responsabilidad de pronto, sin más, cuando llegan a la adolescencia, antes hay que ir preparando el terreno para  favorecer esa responsabilidad.

En cuanto a la comunicación, bueno es la etapa  en la que empiezan a querer mantener “sus cosas” para ellos solos, pero si bien no es fácil, si hemos  establecido hábitos de comunicación durante la infancia con el adolescente  el diálogo,  todo y que no hay  receta mágica ,  será más fácil.

Importante   Escuchar y  aprovechar la ocasión  no siempre que queramos mantener la comunicación los encontraremos receptivos, pero si que debemos estarlo los padres cuando ellos estén predispuestos, escuchar y respetar sus argumentos  nos permite que ellos escuchen y entiendan los nuestros, fomentamos de esta manera  el respeto a la diferencia  de opinión.

Otro factor que hay que abonar desde pequeño es la autoestima y la confianza en uno mismo, la mejor forma de fomentar la confianza personal es alentarlo, respaldarlo  para desarrollar su capacidad de enfrentarse y resolver problemas,  así como el elogio de los seres queridos son uno de los pilares de la confianza en uno mismo.


Y  por último  la motivación, considero  que es un factor importantísimo, ante un niño desmotivado hay que buscar las causas, muchas veces es la  creencia en su falta de capacidad por lo que no le merece la pena esforzarse, las expectativas de los padres deben estar de acuerdo a la capacidad del niño exigirle por encima de este solo lleva a la frustración.

En definitiva un entramado social positivo  es un factor de protección para una etapa de turbulencias como es la adolescencia.  ¡Ah ¡  y mucha paciencia. 

27 de enero de 2014

Día a día con el TDAH


“No conseguirás liberarte de algo evitándolo, se logra solamente enfrentándolo.”



Este es uno de los consejos que más doy a los niños con TDAH, la lucha de su día a día  es cambiar la percepción se que tienen de ellos (poco trabajadores… no se esfuerza… se olvida el material… los deberes…) y por mucho que se esfuerzan no siempre lo consiguen, por lo que les es mucho mas fácil caer en el desánimo y no hacerlo, total… si al final el resultado va a ser el mismo…  ¿para que?  Consecuencia, la pérdida de confianza en sus capacidades y escaso interés en intentar hacer algo por temor a fracasar y recibir comentarios negativos.

En la mayoría de escuelas, saben bien el protocolo de actuación, pero a la hora de la verdad, ¿con que recursos cuentan? … no es  general pero si habitual encontrarse con frases que se les quedan marcadas  a los niños y luego cuesta un mundo recuperar la motivación  “ otra vez te has dejado los deberes, … sabes que vas a repetir , ¿ no ?,
La agenda  es uno de las batallas con las que más hay que luchar, muchas veces no es que no quiera hacer la tarea, es que no la ha apuntado y no se acuerda, una buena opción seria  que se facilite una hoja de deberes semanales, con el visto bueno del profesor correspondiente para cada tarea y con una explicación del trabajo de modo que los padres puedan revisarlo y ayudar a su hijo a realizarlo.
Si el profesor presta apoyo al niño en la relación entre ambos, éste suele poder desarrollar todo su potencial. Los profesores pueden ayudar a establecer una relación positiva ofreciendo un apoyo práctico de diversas maneras y sobre todo coherencia  entre  profesores, con el castigo solo aumenta el desánimo y disminuye la motivación.
En cuanto a la conducta el mantenimiento de una estrategia coherente en casa y en el colegio puede ayudar a los padres y profesores a conocer mejor los puntos fuertes y débiles relacionados con el comportamiento del niño.

Si mientras que los padres tratan de mejorar la autoestima de su hijo en casa, éste recibe en el colegio excesivas críticas, el efecto global puede ser el de refuerzo de la baja autoestima y victoria de los aspectos negativos sobre los positivos.
Si bien hay que tener en cuenta, que en el cole, remarcar las diferencias les hace sentir incómodos, a pesar de la buena intención del profesor, por lo que es recomendable que las estrategias a aplicar que resultan eficaces para desarrollar la autoestima deben adaptarse en el colegio no sólo a los niños con TDAH, sino al conjunto de la clase. Así se evita el aislamiento de los niños con TDAH y su consideración como “casos especiales” en comparación con los otros niños.